"Incluso mis hijos de 18 y 21 años pueden ver la diferencia..."